Autismo: imagen de niño con tea

AUTISMO: HISTORIA Y CLASIFICACIÓN DEL TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

Last Updated on by Enoc Sejas

Autismo: actualmente es aceptado en los círculos científicos que el autismo, como es concebido en la actualidad, siempre estuvo presente en la raza humana.

Diferentes descripciones de «locuras» desde antes de la era cristiana y en la propia biblia, refuerzan esa idea.


Sin embargo, solo después de su descripción en 1943 por el médico austriaco Leo Kanner en los Estados Unidos y Hans Asperger en 1944 en Austria es que paso a ser considerada como un trastorno mental. Antes de eso el autismo era considerado un tipo de esquizofrenia.

La palavra autismo, en estos dias, es bastante inclusiva y es considerada como un conjunto de trastornos mentales que afectan al desarrollo normal de las personas.

Actualmente el Manual Estadistico y Diagnosticos de los Trastornos Mentales [DSM-V], denomina al autismo, como, Trastornos del Espectro Autista [TEA].

Por otro lado, la Clasificación Internacional de las Enfermedades [CID-10], considera al autismo, como, Trastornos Globales del Desenvolvimiento [TGD].

descubrimiento por Leo Kanner

El médico austriaco, Leo Kanner, padre del conocimiento contemporáneo sobre el autismo, comenzó a trabajar como psiquiatra en los Estados Unidos en un asilo.

En aquellos tiempos ese desorden neurológico no existía como un trastorno mental y era considerado como un tipo de Esquizofrenia.

A lo cual Kanner se oponía fehacientemente, el consideraba que los niños con autismo eran diferentes de los esquizofrénicos.

Para el, el disturbio autista no era igual al de la esquizofrenia porque ellos no tenían alucinaciones o ilusiones.

Aparte de eso, argumentaba, que la esquizofrenia raramente se presentaba en el inicio de la infancia.

Kanner presento su trabajo sobre el autismo en 1943, en su artículo Disturbios Autistas de Contacto Afectivo, en el, Leo Kanner describe 11 pacientes diferentes entre sí – todos nacidos en la década de 1930 – que, no obstante, consideraba que tenían muchas cosas en común, pues compartían lo que el denominaba “Autismo infantil”.

Este es el inicio de su descripción…

Desde 1938 ha llamado nuestra atención algunos niños cuyas condiciones de salud difieren de forma marcante de cualquier enfermedad mental hasta ahora registrada que creo que cada caso merece ser estudiado y espero que eventualmente reciba, una apreciación detallada de sus fascinantes peculiaridades.

Todos los 11 pacientes descritos en el estudio de Kanner tenían dificultades sociales y lenguisticas para relacionarse con otras personas,

Condición que el llamo de “Soledad autista extrema”. Esta era, para Kanner, la principal característica del autismo.

Aparte de eso, la mayoría de aquellos 11 pacientes tenían dificultades para hablar o usaban un lenguaje diferente.

Por ejemplo, ellos repetían lo que en realidad querían escuchar o confundían los pronombres, decían “tu” en vez de “yo”, tenían memoria fantástica y obsesión por la semejanza y por la repetición.

La mayor parte de estos 11 pacientes eran muy talentosos en una o dos actividades, como clasificar animales o memorizar direcciones.

Kanner veía esas similitudes donde otros, talvez, solo hayan visto diferencias.

Breve descripción de algunos pacientes de Kanner

Su primer paciente, nacido en 1933, se llamaba Donald Triplett.

D. Triplett tenía una memoria increíble, ya a los 12 meses y a medida que crecía eso quedo aún más evidente, por ejemplo, a los dos años Donald aprendió a rezar el Salmo 33.

Autismo, imagen de Donald Triplett
Donald triplett, el primer paciente de Kanner, nació y murió autista, natural de Forest, Missisipi, USA / Acp.

Con dos años y medio de edad era capaz de decir los nombres de todos los presidentes y vicepresidentes de los Estados Unidos en orden cronológica creciente o decreciente.

Donald tenía ese tipo de memoria poco común que, en el final del siglo XIX, los médicos franceses llamaban hipermnesia.

Esa memoria extraordinaria, con todo, era vista como habilidad y también como deficiencia.

Los padres de Donald observaron que él se sentía más feliz cuando estaba solo, no hacía ni respondía preguntas y también no mantenía diálogos.

Por otro lado, a los 4 años, Donald hacia movimientos repetitivos con los dedos, movía su cabeza de un lado para otro, susurraba para sí mismo y gustaba de hacer girar y organizar objetos en el suelo.

Cuando Kanner lo conoció Donald tenía 5 años de edad y en su primera entrevista no consiguió hacer contacto con él.

Él era visiblemente inteligente, hacia cálculos matemáticos con facilidad más de forma un tanto extraña.

Si su madre le preguntaba – ¿Cuánto es 10 menos 4? – Donald diseñaba un hexágono.

Los casos de Frederick y Richard…

Frederick, que tenía seis años cuando Kanner lo conoció, también era retraído, más, muy diferente de Donald.

El emitía sonidos ininteligibles, no tenía conciencia alguna de que a su alrededor tenía gente adulta para conversar o jugar con él.

Otro paciente de nombre Richard, de tres años, era presumiblemente sordo. Como la mayoría de los 11 pacientes originales de Kanner en los cuales el describió el autismo.

También Richard era considerado mudo porque no hablaba ni respondía a preguntas.

Al igual que los otros, también presento un desarrollo cognitivo normal hasta los dos años, al menos era eso lo que los padres afirmaban.

La madre de Richard escribió para Kanner que:

Parece que el retrocedió gradualmente en su capacidad mental en estos dos últimos años.

Pensamos eso, porque él no revelaba lo que había en sus pensamientos, aunque pareciese que hay algo ahí.

Ahora el emite tantos ruidos, es desconcertante, pues, está claro que él no puede hablar. Antes, el daba la impresión de poseer una sabiduría silenciosa.

EL caso de Barbara, la primera paciente con autismo

Otra paciente llamada Barbara, que tenía 8 años cuando llego al Jhons Hopkins, tenía un vocabulario oral mediocre a los dos años, más era muy buena en la soletración, la lectura y en la escritura.

Ella parecía incapaz de comprender los principios de las matemáticas, aunque pudiese hacer cálculos mentales con los números.

Barbara leía maravillosamente a los 11 años, más era incapaz de responder a preguntas sobre lo que estaba leyendo.

Ella gustaba de dibujar, pero sus dibujos eran estereotipados y no mostraban evidencias de imaginación, diferenciándose significativamente de lo que una niña de 8 años normalmente dibuja.

¿Cómo podría ella y un niño mudo como Richard ser diagnosticados con el mismo disturbio patológico?

Autismo y las singulares observaciones de Leo Kanner

Conforme relatado en los párrafos anteriores, de los 11 pacientes [ocho hombres y tres mujeres], todos eran diferentes entre sí.

Algunos dominaban el lenguaje verbal otros eran mudos, más todos eran social y lingüísticamente deficientes.

Las deficiencias presentadas por los pacientes de Kanner, no encajaban en la definición de retardo mental, epilepsia o cualquier enfermedad neurológica conocida hasta ese entonces.

Era otro disturbio, algo diferente, algo que aún no tenía nombre.

Considerando cuan diferentes eran aquellos 11 pacientes, solamente un observador extraordinario como Kanner sería capaz de identificar las características que tenían en común y ver las diferencias que presentaban como un todo coherente en vez de considerarlos como una simple colección de síntomas.

Aparte del aislamiento social, Kanner observo que todos aquellos pacientes presentaban un “deseo ansiosamente obsesivo por la manutención de semejanzas que nadie, excepto el propio niño podía perturbar”.

Ellos detestaban cambios en su rutina, fuese en la disposición de los muebles en casa o una variación en el camino que normalmente solían recorrer de un lugar a otro.

Muchos ingerían solo una pequeña variedad de alimentos, negándose a aceptar nuevos platos o aceptar los mismos alimentos preparados de una forma diferente.

También presentaban problemas sensoriales.

La mayoría de ellos eran extremamente sensibles a sonidos como el flujo de agua de descarga de los vasos sanitarios.

Finalmente, todos los pacientes de Kanner pensaban de forma concreta.

Autismo y el raciocinio abstracto o simbólico

En la realidad no importaba cuan inteligente alguien incluido en el espectro autista pueda ser.

Ella o el probablemente tendrán problemas con el raciocinio abstracto o simbólico ya que sus habilidades son visuales y concretas y no verbales y conceptuales.

Pueden hacer maravillas con las matemáticas, más son incapaces de aplicar los principios de esa ciencia a una situación de la vida real.

Siguiendo la historia sobre esta singular patología, hoy en día, es aceptado en los círculos científicos, que:

Los síntomas del autismo probablemente existen desde el inicio de la humanidad y gracias a la genialidad de Leo Kanner, este disturbio alcanzo el status de un trastorno nuevo “Autismo” la cual permitió diferenciarlo de la esquizofrenia, epilepsia o retardo mental.

Las cuales eran enfermedades neurológicas en las que se camuflaba antiguamente el autismo.

Permitiendo así, un tratamiento más acertado de los pacientes con este singular trastorno neurológico.

Autismo y su descripción por Hans Asperger

Mientras Kanner trabajaba arduamente para redactar su famoso artículo en 1943, otra descripción del autismo sin relación con la de él, surgió en su tierra natal.

Hans Asperger, otro austriaco, atendio niños retraidos en su clinica y uso el término “autismo” para describirlas.

Autismo, imagen del doctor Asperger
El doctor austriaco Hans Asperger, uno de los descubridores del autismo [síndrome de Asperger] / Acp
Asperger de quien viene el nombre “síndrome de Asperger” – uno de los disturbios del espectro autista -, observo algo raro en sus pacientes a lo que llamo “Psicopatía autista en la infancia”. El los llamaba «psicópatas autistas».

Kanner y Asperger no llegaron a conocerce.

H. Asperger, publico su trabajo en el idioma  Aleman en la propia Alemania y Kanner presento el suyo en los Estados Unidos.

Según los datos de aquella época, al parecer no sabían nada el uno del otro, talvez por la falta de comunicación entre Estados Unidos y Austria durante la Segunda Guerra Mundial.

Hans Asperger y sus observaciones sobre la Psicopatia Infantil [Autismo]

Asperger [1906-1980], 12 años más viejo que Kanner, nació en Viena y como muchos psiquiatras infantiles de aquella época y de la actualidad, primero fue pediatra para después tornarse psiquiatra.

Se sabe mucho menos sobre la vida y personalidad de Asperger en relación a la de Kanner.

Más lo que se sabe es que él estaba trabajando en la supervisión de grupos de acampamento de niños.

Asi, algunos niños que no interactuaban con los demás le llamo la atención, iniciando así, sus estudios sobre el síndrome que lleva su nombre.

Descripción de la psicopatia autista según Asperger

En su artículo de 1944 describiendo el síndrome, Psicopatía autista en la infancia, Asperger afirma que cuatro niños entre 6 y 11 años de edad examinados en su clínica parecían “haber acabado de caer en la tierra”.

A pesar, de ellos ser extremamente inteligentes y se expresasen con palabras, raramente hacían contacto visual y eran intimidadas y discriminadas en su escuela.

Algunos presentaban pequeños disturbios de movimiento, tales como andar en la punta de los pies.

Las habilidades de esos  niños eran de naturaleza puramente intelectual.

Así, por ejemplo, Asperger describió uno de sus pacientes que amaba tanto la química que gastaba todo su dinero en experimentos en esa ciencia.

Otro, que, recién ingresado a la universidad descubrió un error en los cálculos de Isaac Newton.

Actualmente muchos psiquiatras consideran que el “autismo de Kanner” – que acostumbra ser llamado “autismo clásico o disturbio de Kanner” – y el “disturbio de Asperger” representan dos formas diferentes de una serie continua de deficiencias relacionadas a la interacción social.

Así, si Kanner es el padre del autismo como disturbio diagnosticable, Asperger es el padre del concepto del autismo como un espectro de diferentes estados.

Autismo y su concepción como un espectro continuo de deficiencias

Si bien es aceptado que el autismo existe desde el inicio de la raza humana.

Esta fue descrita y alcanzo el status de una «nueva enfermedad neurológica» en 1943 gracias al trabajo pionero de Leo Kanner.

Antes de eso, el autismo era considerado un tipo de esquizofrenia, confundida con el retardo mental u algun otro problema neurologico.

Sin embargo, solo en 1980 fue incluida en el DSM – III como una enfermedad mental por la Asociación Americana de Psiquiatría [AAP].

Como dato anecdótico, al mismo tiempo que el autismo entraba en la lista oficial de enfermedades mentales en el DSM III, el movimiento gay obtenía una gran victoria sobre la psiquiatría, al conseguir que el homosexualismo fuese retirado del DSM, pues antes de eso era considerado una enfermedad mental por la AAP.

La idea de que el autismo es un «espectro» [conjunto continuo de deficiencias], fue validada por una serie de estudios conducidos entre familias por Lorna Wing y sir Michael Rutter.

La mayoría de esas investigaciones fueron publicadas al final de la década de 1970 e inicio de los ’80.

Esas investigaciones fueron realizadas en lo que se denomino de «probantes autistas«, en la cual se verifico que un tipo de carga genética del autismo presente en determinadas familias resultaba en una manifestación clínica variada de este trastorno neurológico entre los familiares.

De esta manera, algunos presentaban síntomas graves, como la mudez y otros eran simplemente solitarios o introvertidos.

Autismo y su clasificación en los manuales psiquiatricos

En la actualidad, los profesionales de la salud pública utilizan dos manuales como referencia para emitir diagnósticos, estos son;

LA CIE-10 [Clasificación Internacional de las Enfermedades], muy utilizado por países europeos, incluyendo Inglaterra, Brasil y otros.

El DSM-V [Manual Diagnostico y Estadístico de los trastornos Mentales] Producto del esfuerzo de la Asociación Americana de Psiquiatría [AAP], utilizado en EE. UU., Argentina y otros países.

Sobre el particular el antropólogo Roy H. Grinker, comenta que algunos países que no utilizan estos manuales utilizan sus manuales propios, como es el caso de Grecia y Francia.

Recordemos que el autismo fue descrito en 1943 por Kanner, luego reconocida e incluida en la tercera version del DSM-III, con el nombre de Trastornos Invasivos del Desarrollo [TID], esto en 1980.

Luego con la publicación en 1994 del DSM-IV, el autismo fue denominado Trastornos del Espectro Autista [TEA], algunas veces también llamado de Trastornos Generalizados del Desarrollo [TGD]. el cual se dividía en cinco trastornos;

  • Autismo clásico o de Kanner
  • Síndrome de Asperger
  • Trastorno generalizado del desarrollo no especificado [TGD-NE]
  • El síndrome de Rett
  • El trastorno desintegrativo infantil [CDD, por sus siglas en inglés]

De acuerdo con el antropólogo R.Grinker [2007] solo la inclusión del síndrome de Asperger dentro del espectro autista Tuvo como resultado un aumento de los casos de autismo en el orden del 73%. Esto ayuda a explicar parcialmente aquella «epidemia de autismo» de los años 1990 en la sociedad norteamericana.

Autismo, su clasificación en el DSM-V y su valides actual [2020]

En mayo del 2013 fue publicada el DSM-V, en esta versión el síndrome de Rett fue retirado de los TEA.

Este síndrome es una patología neurológica que afecta principalmente al sexo femenino y fue reportada en más de 40 países alrededor del mundo.

Esta enfermedad neurológica es considerada la segunda causa de retardo mental en mujeres después del síndrome de Dow.

También el diagnostico con la nomenclatura de síndrome de Asperger [los más funcionales dentro del espectro autista] fue eliminada en el DSM-V e incorporada a los Trastornos del Espectro Autista de grado leve.

El termino técnico aplicado al síndrome de Asperger actualmente es Desorden del Espectro Autista de Nivel 1, sin la presencia de perjuicios intelectuales o verbales.

Existen tres niveles de severidad en la clasificación actual del autismo:

  • siendo el nivel 1, el más leve [síndrome de Asperger]
  • 2 medio o moderado y
  • 3 considerado el grado más severo [donde encajaría el autismo clásico de Kanner].

Aunque muchas otras características y nuevos términos sobre el autismo viniesen a ser introducidas en la literatura psiquiatrica en estos años, la mayoría de las descripciones de Kanner aún son relevantes en la actualidad.

Esto es algo poco común, de acuerdo con la historiadora Chloe Silverman, debido a que casi todas las descripciones antiguas de otros disturbios mentales parecen poco familiares y anticuadas hoy en día.

Autismo y su clasificación en la CIE-10

La Clasificación Internacional de las Enfermedades y Problemas Relacionados CIE, actuamente esta en su decima version.

Esta es elaborada y actualizada por la Organización Mundial de la Salud [OMS].

Este manual traza un mapa de la condición humana desde el nacimiento hasta la muerte.

Cualquier traumatismo o enfermedad que encontremos en la vida y cualquier cosa de la que podamos morir están codificados. Claro esta, incluyendo el autismo.

El autismo fue reconocida como tal en 1992 por la OMS, en la publicación de la CIE-10, en ella, considera al autismo, como, Trastornos Globales del Desenvolvimiento [TGD].

Cabe resaltar que en mayo de 2018 se lanzo el CID-11 en su fase «Beta», esta fue presentada formalmente en Junio de 2019 por la ONU a los paises miembros de la misma y se espera que esta nueva versión reemplace gradualmente al CID-10 a partir del 2022.

En esta edición del CID-11 el autismo, el TGD, síndrome de Asperger, etc, pasaran a denominarse Trastornos del Neurodesarrollo.

De acuerdo con el antropologo R. Grinker, la clasificación del autismo, de acuerdo con los criterios del DSM, propuestos por la Asociación Americana de Psiquiatria [AAP]. Es la más aceptada mundialmente y aquellos paises que no la adoptaron, como el Brasil, por ejemplo, usan el CID-10, clasificación propuesta por la Organización de las Naciones Unidas.

Finalmente mi buena amiga/o, por favor, no olvide de compartir este post en sus circulos sociales.

Fuentes:

• Autismo um mundo obscuro e conturbado, Roy Richard Grinker, 2010.
• National Institute of Mental Healt . 2007. Guia para padres sobre el trastorno del espectro autista.
• https://pt.wikipedia.org/wiki/Leo_Kanner, accesado en 22/06/2016.
• https://simonsfoundation.s3.amazonaws.com/share/071207-leo-kanner-autistic-affective-contact.pdf, accesado 22/06/2016
• http://ebooks.cambridge.org/chapter.jsf?bid=CBO9780511526770&cid=CBO9780511526770A008, accesado en 18/06/2016

Want to get more content like this for free?

Sign up to receive our content by email.

Email registered successfully
Oops! Invalid email, please check if the email is correct.

1 Comment

Say what's in your mind