Medicamentos para tratar el autismo: imagen de una doctora con un niño

¿MEDICAMENTOS PARA TRATAR EL AUTISMO: CUALES SON Y COMO ACTUAN EN NUESTROS NIÑOS CON TEA?

Last Updated on by Enoc Sejas

MEDICAMENTOS PARA TRATAR EL AUTISMO; Como aun no se ha demostrado una cura para el Trastorno del Espectro Autista [TEA], el uso de diferentes terapias, programas escolares y la ayuda médica adecuada pueden reducir en gran medida los síntomas del autismo y aumentar la capacidad de nuestros niños para aprender habilidades nuevas.

Es importante resaltar que antes de preocuparse con los medicamentos, el acompañamiento de un profesional es un paso obligatorio.

Solamente un especialista, puede indicar los pasos a ser dados.

Nota; en este articulo usamos la palabra Autismo o Trastornos del Espectro Autista [TEA] de forma indistinta.

¿Cómo se trata el TEA?

Un aspecto que no debe dejarse de lado es que para el tratamiento del autismo se necesita de un equipo médico multidisciplinar, siendo que la medicación es parte integrante de esta.

Esto significa que el paciente debe pasar por ciertas etapas imprescindiblemente para llegar a los resultados esperados.

Medicamentos para tratar el autismo aprobados por la FDA en los Estados Unidos

Actualmente en los EE. UU. los únicos medicamentos aprobados por la Food and Drugs Agency [FDA] para tratar aspectos del TEA son los antipsicóticos Risperidona [Risperdal] y Aripripazol [Abilify].

Estos fármacos para tratar el autismo pueden ayudar a reducir síntomas como;

  • La irritabilidad,
  • Agresión,
  • Actos de automutilación y
  • Ataques de rabia, en niños de 5 y 16 años que padecen del TEA.

Por otro lado, muchos medicamentos para tratar el autismo se recetan como de “uso no indicado”. Esto significa que no han sido aprobados oficialmente por las FDA para su uso en niños con TEA.

Sin embargo, el médico puede recetarlo si lo considera adecuado para el paciente autista, basado en su propia experiencia profesional.

Estos medicamentos detallamos abajo.

Medicamentos antipsicóticos

Los antipsicóticos se usan más comúnmente para tratar enfermedades mentales serias, como la esquizofrenia. Los más conocidos son la risperidona y aripripazol.

Estos ayudan a reducir la agresión y otros problemas de conducta en los niños neurotípicos, incluso en niños con TEA.

Estos medicamentos para tratar el autismo pueden ayudar a reducir las conductas repetitivas, la hiperactividad y los problemas de atención.

Conosca más sobre los efectos colaterales de la Risperidona y las indemnizaciones millonarias que Jhoson & Jhonson tuvo que pagar.

Medicamentos antidepresivos

Como la fluoxetina [Prozac] o la sertralina [Zoloft], se recetan en general para tratar la depresión y la ansiedad, pero a veces se recetan para reducir conductas repetitivas.

Algunos antidepresivos también pueden ayudar a controlar la agresión y la ansiedad en niños con el TEA.

Sin embargo, los investigadores aún no están seguros si estos medicamentos son útiles para así recetarlos de forma general.

Por ejemplo, un estudio reciente demostró que el antidepresivo citalopram [Celexa] no fue más efectivo que un “placebo” [caramelo] para reducir las conductas repetitivas en niños con el TEA.

Medicamentos estimulantes

En este grupo está el metilfenidato [Ritalin], son seguros y efectivos para tratar personas con el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad [TDAH].

El metilfenidato también ha demostrado ser efectivo en el tratamiento de la hiperactividad en niños con el TEA.

Es importante resaltar que algunos niños con el TEA responden al Ritalin de forma positiva y otros no.

Por otro lado, los niños con TEA que responden positivamente al tratamiento muestran más efectos secundarios que los niños con el TDAH.

En Sudamérica solo se tiene referencia de Brasil, que ha aprobado legalmente el uso de Rispiridona para el tratamiento de niños y adultos con el TEA.

En dicho país el «Sistema Único de Saúde» [SUS], empezó a ofrecer este medicamento para tratar los síntomas del Trastorno del Espectro Autista desde el 2015 y se espera beneficiar a 19 mil pacientes por año.

Medicamentos para tratar el autismo y sus efectos colaterales

Los antidepresivos son seguros y populares, pero algunos estudios han sugerido que pueden tener efectos no intencionados en algunas personas, especialmente en jóvenes y adultos.

La advertencia de la FDA establece que los pacientes de cualquier edad que tomen antidepresivos deben monitorearse de cerca, especialmente durante las primeras semanas de tratamiento.

Los posibles efectos secundarios que se debe tomar en cuenta son:

  • Depresión que empeora,
  • Conducta o pensamiento suicida
  • Cualquier cambio inusual en el comportamiento, como problemas para dormir, agitación o retiro de situaciones sociales normales.

Las familias y los cuidadores deben informar al médico sobre cualquier cambio en el normal comportamiento del paciente.

Infograma de los medicamentos para tratar el autismo
El gráfico muestra la aparición de diferentes antidepresivos a lo largo de la historia. | Acp

En relación con el uso de medicamentos para tratar el TEA no todos responden a los medicamentos del mismo modo que los niños con desarrollo normal.

Por eso es altamente recomendable que los padres trabajen con un médico clínico con experiencia en el TEA

En estos casos, el médico comenzará administrando a su hijo la dosis mínima que ayude a controlar los síntomas problemáticos.

Pregunte al médico acerca de los efectos secundarios del medicamento y mantenga un registro de cómo reacciona su hijo al medicamento.

Juntamente con el médico los padres deben controlar regularmente la respuesta de su hijo al tratamiento.

Medicamentos para tratar el autismo: testimonios

Shannon Des Roches Rosa, co-editor de la Guía de Personas que Piensan para el Autismo, dice que “hizo absolutamente de todo” para luchar con el comportamiento violento de su hijo autista, Leo, incluyendo un análisis comportamental funcional para intentar identificar sus “gatillos” y modificar su ambiente.

Más a los 8 años con Leo quebrando pantallas de TV con el puño lo que representa un peligro para los miembros de la familia y para sí mismo, Rosa sintió que no tenía elección y que debía intentar medicarlo.

Ella intento con diferentes fármacos hasta encontrar el remedio adecuado.

Intento primero con Abilify, un antipsicótico usado para reducir la irritabilidad y la agresividad.

Mas este medicamento hizo alterar a Leo y ponerlo más ansioso y agresivo, entonces Rosa paro de medicarlo.

Ella espero que ese medicamento fuera completamente evacuado del cuerpo de Leo, antes de intentar con Risperdal.

“En ese momento estaba muy desanimada”, comenta Rosa, más el Risperdal hizo sus efectos conforme las recomendaciones.

De repente, Leo, logro calmarse y sentirse confortable nuevamente logrando mantener el control sobre sus impulsos.

El caso de Judy Applebaum y su hijo Jason

Judy Applebaum, cuyo hijo Jason, de 11 años, fue diagnosticado con Asperger a los tres años, no tenía razón alguna para medicar a su hijo hasta hace aproximadamente 6 meses atrás, cuando su hijo se tornó muy impulsivo e hiperactivo, durante la noche.

Llevando estos síntomas a un nuevo diagnóstico de Trastornos del Desarrollo del Aprendizaje con Hiperactividad [TDAH].

Applebaum comenta que intento varios estimulantes, incluyendo Vyvanse, Ritalin y Focalin.

Sin embargo, sus profesores dijeron que todo eso ayudo poco en mantener su concentración.

Por otro lado, los efectos colaterales fueron una pesadilla, extrema rabia e irritabilidad, molestando a las personas, malestar en el ómnibus escolar, entonces Applenbaum suspendió la medicación de Jasón.

El control de sus impulsos que era de cero, descendió para cerca de menos veinte, cuando él estaba medicado.

Ella también intento con Intuniv un no estimulante, comenta que al principio parecía funcionar, finalmente termino por presentar los mismos efectos colaterales.

Después que Jasón dejo todos los remedios, comenta la madre, su mal humor acabo en un plazo de 24 horas.

Criticas al uso de medicamentos para tratar el TEA

Entre los críticos al uso de medicamentos en personas con TEA esta Ari Ne’eman, presidente y co-fundador de la Red de Autodefensa Autista, el argumenta que los medicamentos utilizados para tratar el TEA están actuando como un medio de contención química “camisa de fuerza química” y no tienen un fin terapéutico.

Ne’eman ve los medicamentos como barreras para los tratamientos más adecuados, como la comunicación e intervenciones educacionales los cuales son mecanismos mucho más significativos y adecuados para enfrentar los desafíos comportamentales de las personas con TEA.

Importante…

En definitiva, remarca el Dr. Parellada, «hoy por hoy no hay ningún tratamiento que cure el autismo».

A veces, «se trasladan noticias al público sobre medicamentos que aún se están investigando en laboratorio y, por lo tanto, tienen un camino muy largo por recorrer hasta llegar a la práctica clínica».

También en la Internet hay quien propone test genéticos para diseñar una estrategia individualizada.

Con estas pruebas, hasta en un 20% de los casos asociados a discapacidad intelectual se pueden detectar y determinar cuál es el problema genético.

Gracias a esto, se está construyendo una base de datos con todos los casos de niños que tienen un determinado defecto genético para ver con qué se asocia.

Todos estos avances en el campo de la genética hacen ver un futuro promisorio en el tratamiento del autismo, más en la actualidad aun no tiene aplicación práctica en la clínica argumenta el especialista Gregorio Marañón.

En la misma línea, opina Gonzalo Morandé, jefe de Psiquiatría del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid: «Aún no aportan datos fiables que sirvan para el tratamiento del autismo».

Según este especialista, «en los últimos 30 años no dejan de salir nuevas alternativas, entre otras cosas porque no hay tratamiento efectivo para el autismo».

Precisamente porque ninguna de estas opciones tiene una base científica, comenta el Dr. Morande, en su hospital organizan reuniones semanales con los padres en las que se hablan de estas nuevas terapias.

Lo importante es que el niño se someta a estimulación psicoeducativa temprana.

Esto no significa que no «estemos abiertos a otras opciones, pero siempre que se propongan en un contexto saludable como terapias con delfines, perros, música, los ordenadores, smartphones… pueden ayudar al desarrollo, no a curar»

Estimado lector de Acp, no olvide compartir este artículo em sus círculos socialés.

Fuentes

Jones W, Carr K, Klin A. Absence of preferential looking to the eyes of approaching adults predilects level of social disability in 2-years-old toddlers with autism spectrum disorder, 2008 Aug;65[8]:946-54.

Barthélemy C, Fuentes J, Van der Gaag R, Visconti P, Shattock P.
Descripción del autismo. Asociación Internacional Autismo Europa;
2000. URL: http://iier.isciii.es/autismo/ pdf/aut_autis.pdf. Fecha última
consulta: 1.12.2005.

Hernández J, Artigas J, Martos J, Palacios S, Fuentes J, Belinchón M,
et al. Guía de buena práctica para la detección temprana de los trastornos
del espectro autista. Rev Neurol 2005; 41: 237-45.

Want to get more content like this for free?

Sign up to receive our content by email.

Email registered successfully
Oops! Invalid email, please check if the email is correct.

Say what's in your mind